Categorías
Eurodetection

Monedas o anillos de oro y plata son algunos de los ‘tesoros’

«Con este hobby no puedes hacerte rico, pero sí encontrar cosas de valor»

  • Alberto Pardo recorre casi a diario las playas donostiarras con un detector de metales

  • Monedas o anillos de oro y plata son algunos de los ‘tesoros’ que este donostiarra ha encontrado bajo la arena a lo largo de 16 años de afición

 

Cuando el sol se pone en el horizonte, la playa muda su piel. Se trata de ese momento en el que los arenales cambian el tipo de usuario que los pisa. Los incansables bañistas y asiduos a broncearse dejan paso a aquellos que aprovechan las últimas horas de la jornada para correr cerca de la orilla, relajarse sin el ruido del gentío o para hacer yoga. Pero los hay que incluso aprovechan para hacer algo tan poco usual como buscar tesoros. «Por supuesto que los hay», asegura Alberto Pardo.

El hobby de este donostiarra es bastante particular. Desde luego, no se ve a mucha gente que, como él, recorra las playas de San Sebastián rastreando lo que hay debajo de la arena. Para hacerlo utiliza un detector de metales. Un aparato que, tal y como se presenta en el imaginario colectivo, es alargado, con una base redonda y se sostiene con un brazo para desplazarlo en movimiento de zigzag. «Te estarás haciendo rico con eso, ¿no?», le preguntan unos paseantes, con cierta sorna a Alberto. Él niega con la cabeza: «Por si a alguien le quedaran dudas, rico con este hobby no te puedes hacer». Eso queda para las películas de ciencia ficción. «Eso sí, me lo paso de maravilla», asegura.

A sus 50 años, lleva ya dieciséis practicando esta afición. «Recuerdo cómo de pequeño veía a gente en La Concha sacando de la pared, mediante el uso de rasquetas, monedas u objetos que la marea había dejado. Más adelante, nos picó la curiosidad a un amigo y a mí, nos compramos un detector y nos retamos para ver quién encontraba más monedas. Y así hasta hoy», relata este vecino del Antiguo, que en estos años ha integrado este hobby en su vida cotidiana, ya que lo practica casi a diario. Ha llegado a tener seis detectores de metales. Ahora tiene dos. El más moderno, el que utiliza más habitualmente, lo compró en Barcelona y le costó 1.500 euros. «En Donostia o en Euskadi es difícil conseguir uno de estos. Aquí no hay tanta afición».

Pero, ¿qué se puede encontrar en nuestras playas? «De todo, desde monedas antiguas, hasta euros, pasando por anillos de oro o plata de más de 100 años -garantiza este cazatesoros de playas urbanas- y podría haber muchísimas más cosas de valor, pero estarán a tanta profundidad que dudo que puedan llegar a salir a la luz».

Oro alemán bajo la arena

Habitualmente, Alberto está en La Concha. Los años que ha pasado en ella le han hecho buen conocedor de casi todos sus rincones y de sus posibilidades para encontrar algo valioso. «De siempre, ésta ha sido una playa muy concurrida. Y antes aquí venía sobre todo gente con muchísimo dinero. Se puede encontrar, por ejemplo, oro alemán, que tiene un color anaranjado. Ahora mismo tiene un precio bajo, pero puede ser de gran valor para coleccionista», indica.

También sabe cómo afectan las mareas, cuándo es buen momento para la búsqueda y qué zonas son las más propicias para encontrar algo. «Por ejemplo, en aquellos puntos donde la arena tiene un color más negro significa que el mar ha rebajado su nivel y que se pueden hallar más objetos. De hecho, recuerdo una vez que el mar quitó cuatro metros de arena en el Pico del Loro. Desde la orilla hasta ese punto parecía que hubiesen volcado un camión entero con monedas de Franco».

Lo mismo sucedió tras el último temporal del pasado mes de febrero. Los movimientos de arena dejaron al descubierto otros tantos objetos. «En la Zurriola, por ejemplo, se podían encontrar muchísimas balas debido a que en esa playa se echó mucha arena proveniente del campo de tiro de Jaizkibel», relata.

Alberto ha llegado a pasar hasta once horas en un mismo día localizando objetos con su detector. Aunque encontrar algo valioso sea como buscar una aguja de oro en un pajar y el resultado, en la mayoría de ocasiones, sea infructuoso, a este hombre esta afición le encanta.

«Me gusta relajarme»

¿Qué le mueve a seguir esta rutina casi diaria? «Son varias razones. Por un lado, la de que puedas conseguir 10, 15 o 20 euros. Pero, por otra parte, está el ejercicio que puede suponer estar cuatro horas en la playa caminando y haciendo, en cierta manera, deporte. Además, el estar al lado del mar me ayuda a evadirme del trabajo y de los problemas cotidianos. Me sumerjo en el sonido del detector y me encuentro en otra realidad», asegura.

Su dinámica siempre es la misma. Avanzar escuchando los pitidos que emite su detector. «Después de dieciséis años ya tengo el oído hecho para interpretar qué clase de objetos son los que están bajo la arena según el sonido que emita el aparato», señala. El detector que utiliza puede encontrar casi todo tipo de metales. Por ejemplo, puede localizar una moneda que esté a 40 o 50 centímetros de profundidad.

En su ritual, Alberto de vez en cuando se detiene, excava en la arena con una pequeña pala y se guarda el objeto encontrado en una riñonera que lleva a modo de saco de tesoros. Ahora bien, por lo general lo que encuentra son chapas de latas de refrescos. «Todas las cosas malas que encuentro las guardo. Obviamente no por considerarlas un tesoro, sino para tirarlas a la basura y para que la máquina no me vuelva a pitar si vuelvo a pasar por la misma zona», indica. «Lo de valor, por su parte, no lo vendo. Lo suelo regalar».

Lo que éste hombre tiene claro, y así lo demuestran los hechos, es que esto es una afición no apta para cualquiera. «Mucha gente se desanimaría al pasar cuatro horas en la playa y ver que no consigue nada. Yo en cambio soy muy cabezón y esto me encanta», asegura.

Fuente: www.diariovasco.com/gipuzkoa/

Categorías
Eurodetection

Nuevos videos Detectores de Metales

Nuevos videos Detectores de Metales

Descubre y disfruta de los nuevos videos subidos en el apartado de videos aportado por nuestros amigos de Deteción Infinita, dedicado a la búsqueda de metales siempre acompañado con buen sentido del humor.

Nuevos videos Detectores de Metales

Vereis como utilizar cada detector, sus herramientas, las posibilidades que tiene y como sacarle todo su jugo!

Visitalos todos en : https://www.eurodetection.com/videos/

Categorías
Eurodetection

Nuevo Pinpointer Pro Find Minelab

Nuevo Pinpointer Pro Find Minelab próximamente en Eurodetection,

Los Pinpointers de la serie PRO-FIND ayudan a localizar con precisión los objetivos en el punto de extracción donde una bobina de detector de metal no puede encajar. Esto resulta en agujeros más pequeños, menos interrupciones ambientales y tiempo de recuperación más rápido.
 
Habrá dos nuevos PRO-FIND Pinpointers disponibles, el PRO-FIND 15, y el PRO-FIND 35, los cuales obsoletos el actual PRO-FIND 25 modelo.
 
El PRO-FIND 15 ofrece características esenciales de pinpointer de núcleo y está diseñado para simplicidad y facilidad de uso. El PRO-FIND 35 proporciona una funcionalidad de nivel superior en un diseño completamente impermeable para el detectorist serio. Ambos modelos utilizan transmisión VLF e incorporan la tecnología exclusiva de Minelab Detector Interference Free (DIF).nuevo pinpointer eurodetection
Categorías
Eurodetection

Hallazgo de 42 monedas Macuquinas

Hallazgo de 42 monedas Macuquinas encontradas con Detector XP-Deus, en Lima, Perú, por la comunidad de Detectores de Perú, uno de sus miembros, Luis Rafael, ha querido compartir con todos nosotros su hallazgo, 42 preciosas monedas!! Les dejo una foto que ilustra este encuentro.

Podéis encontrar muchas más! Todo el equipo de Eurodetection os felicita por el hallazgo y os agradecemos el compartirla con nosotros. A todos los miembros de esta comunidad os animamos a que nos hagas participes también de vuestros logros con los detectores! Esto motiva!!

Un saludo para nuestros amigos de Perú y todos los miembros de la comunidad que forman Eurodetection 😉

Categorías
Eurodetection

Nuevo Lanzamiento Minelab Equinox 600 y 800

equinox minelab 600equinox minelab800

Revolución en la detección de metales, Minelab presenta sus dos nuevos detectores de metales, Pendiente de lanzamiento de la nueva serie EQUINOX

Representando nuestra introducción más significativa de monedas y tesoros desde el lanzamiento de la CTX 3030 en 2012, Minelab se complace en anunciar la liberación pendiente de nuestros nuevos detectores de metales de la serie EQUINOX.

La serie EQUINOX es el detector todo terreno multiuso que obsoleta todos los detectores de frecuencia única VLF. Igualmente adaptable para todos los tipos de destino y condiciones del suelo … ¡solo selecciona tu ubicación de detección y ve!

La serie EQUINOX ha sido diseñada para los entusiastas de la moneda y del tesoro que buscan actualizarse a un detector de alto rendimiento, sin el alto costo. También es adecuado para el nuevo detector, con varios modos preestablecidos para diferentes localizaciones de detección. La serie EQUINOX cuenta con la tecnología Multi-IQ Multi-IQ simultánea de Multi-IQ de Minelab y combina velocidad de recuperación rápida con audio inalámbrico de baja latencia en una plataforma ligera impermeable.

Categorías
Eurodetection Noticias

Pedazo de oferta en Coinmaster White’s que tenemos para tí

Eres principiante y no sabes que detector escoger? Estás de suerte, Pedazo de oferta en Coinmaster White’s que tenemos para tí

Detector increíble calidad precio, con muy buenas prestaciones.

El más económico del mercado y el mejor para los Principiantes en el mundo de la detección.

El Detector de Metales White´s Coinmaster, es una apuesta segura y fiable para los que se inician en el mundo de la detección. Su fácil manejor, diseño y precio le han convertido en uno de los detectores más aconsejables para iniciación.

Características:

Indicador de profundidad: Una vez que haya detectado un buen objetivo, la pantalla muestra la profundidad . No hay pasos adicionales, es automático
Target I.D. : La pantalla muestra el tipo de objeto que ha encontrado en la pantalla, hierro, chapa moneda, oro…
5-Rangos de  Discriminación: Ajusta y  elige lo que quiere ver y oír. Escuchar y ver todo, o simplemente las cosas buenas. Sensibilidad ajustable: Maximiza la profundidad de detección  PinPoint / Modo todo metal: localización exacta del objetivo ! Este modo se activa y suena solamente cuando nos encontramos justo encima del objeto detectado ! Plato araña: Impermeable plato de 22.5 cmRobusto [+]: caja resistente al agua control.  Alerta de batería baja: Desarrollado por dos baterías de 9 voltios.pack coinmaster

 

https://www.eurodetection.com/tienda/detectores-de-metales-iniciacion/detector-metales-whites-coinmaster-pack/

Categorías
Eurodetection

El tesoro español de los Schmitt llevaba 300 años en un galeón

El tesoro español de los Schmitt llevaba 300 años en un galeón

Descubrimiento bajo las profundidades del Atlántico

El oro viajaba en 11 barcos que volvían a España. Un huracán los hundió en 1715. Hubo más de 1.000 muertos

La voz de Eric Schmitt sonó desde las profundidades marinas como el inicio de una victoria, “Dios mio, dios mío…No puede ser” decía atónito sin dar crédito a lo que estaba sucediendo.

El joven de 29 años acababa de tocar la primera de las 51 monedas de oro y 12 metros de cadenas finamente labradas del mismo metal encontradas a poco más de 4 metros de profundidad en aguas del Atlántico, a escasos 300 metros de las costas de Florida. Un par de minutos después, cuando Eric subió a la superficie con la moneda, los gritos se contagiaron a bordo del barco Aarr Booty cuando su hermana Hillary, y los padres Lisa y Rick, se dieron cuenta que tras tres años de búsqueda habían dado en el clavo: el galeón Capitana y su cargamento dorado.

Eric volvió a las profundidades y regresó con otras dos monedas. Al final de la jornada, los Schmitt habían hallado un tesoro valorado en más de 1 millón de dólares. Es el tesoro de una flota española de 11 embarcaciones que, al regreso de América, se hundió, en 1715, frente a las costas de Florida durante un huracán hace ahora exactamente 300 años. Más de 1.000 personas murieron en la tragedia. Sólo una embarcación sobrevivió y regresó a España con la noticia.

La joya de la corona es una moneda muy rara, que han bautizado el real del tricentenario, acuñada en 1715 para ser entregada especialmente a Su Majestad el Rey Felipe V. “Creo que este tesoro era un regalo para el Rey, las monedas no fueron acuñadas con la intención de hacerlas circular”, explica Eric, mientras enseña un real perfectamente reluciente.

Hace dos años, los Schmitt encontraron unos 30 centímetros de una cadena de oro y en octubre Eric se topó con parte de una filigrana de una vasija de oro que, piensa, se acostumbraba a usar en la Eucaristía durante la Comunión. Para esta familia de buceadores y cazadores de tesoros de amplia experiencia, no había dudas de que algo había en el fondo del mar y merecía la pena seguir hurgando en la zona. Hacia tiempo que se sabía que allí se encontraba un cementerio de galeones españoles que, si bien fue explorado por varias tripulaciones, jamás encontraron nada de valor, más allá de unos cañones, balas, objetos de cerámica y vasijas de cristal.

“Desde el inicio, la idea era que buceáramos todo el tiempo que fuera posible hasta encontrar algo o el tiempo lo permitiera”, explica el joven. La familia llegó a un acuerdo con Brent Brisben, el dueño de los derechos de búsqueda en el cementerio de la flota española y prepararon el Aarrr Booty en el embarcadero de Fort Pierce, en la costa este de Florida, a unos 50 kilómetros al sur de Cabo Cañaveral donde comenzó la conquista espacial estadounidense.

La noche anterior al hallazgo, el 27 de junio pasado, Hillary recuerda que tuvo una corazonada de que algo iba a pasar en la mañana siguiente. “Me dije, ¿qué es esta sensación? Algo me decía que lo íbamos a encontrar. Me decía, ‘mañana es tu día’. Claro, era mi cumpleaños y sabía que íbamos a encontrar el oro”, recuerda la hermana menor de Eric.

Al amanecer, la joven decidió que de momento no acompañaría al hermano a las profundidades, sino que se quedaría ayudando a los padres en los quehaceres de la embarcación. Pero Eric, con apenas un café y un par de tostadas en el estómago, vistió el traje de goma para protegerlo del frío, abrochó una cámara de vídeo a la cabeza, prendió el radio estanque y se lanzó al mar por estribor. Y comenzó la aventura.

Poco y poco se fue internando en las profundidades y en cuestión de minutos se encontraba arriba de los vestigios de la flota española, después de todo el lugar estaba perfectamente identificado, y los restos oscuros contrastan con las rocas y la arena blanca. Se desplazó de despacio, con la mirada concentrada en el fondo marino en busca de algo que reluciera, algo que llamara la atención, que estuviera en un lugar que no era el suyo.

No estaba pensando en el oro, la gente cree que los buscadores de tesoros sólo pensamos en oro y cosas así. Uno cuando está allá abajo sólo piensa en encontrar algo que no pertenece al fondo marino. Claro que el objetivo era el oro, pero hay que ser profesionales en esto sino uno se distrae y deja pasar las oportunidades”, explica Eric, en la rueda de prensa que dio la semana pasada cuando la familia anunció el hallazgo al mundo.

Estuvo rondando la zona durante media hora hasta que se cansó y decidió volver a la superficie a descansar. A bordo del barco familiar tomó un refresco, descansó un rato y volvió a la búsqueda. Al principio pensó que su vista lo había engañado, después de todo, el brillo era demasiado intenso. Eric sabía que buscar monedas de oro en el fondo marino es una tarea titánica porque, con el pasar de los siglos, las monedas se vuelven parcialmente oscuras por los hongos marinos y se confunden con las rocas. En estos casos, el detector de metales submarino es la herramienta ideal, mejor que los ojos. Por eso, cuando el aparato comenzó a emitir un chillido que fue aumentando de intensidad, Eric sabía que estaba cerca de algo. No tenía necesariamente que ser oro, podía ser cualquier otro metal, pero el brillo era demasiado claro, mejor… era demasiado amarillo.

Dejó el detector a un lado y con la mano derecha comenzó a hurgar en medio de dos rocas. Primero apareció una moneda, la recogió y… “Dios mío, dios mío… No puede ser. No puede ser”, gritó. Y era. Esparcidas en el lugar estaban otras monedas. Eric colocó una moneda dentro del guante de la mano izquierda y volvió de nuevo a la superficie. La primera en gritar fue su hermana, los padres se abrazaron y el joven les contó que había un tesoro allá abajo. Pues a buscarlo, le contestó el padre. Regresó a la profundidades y volvió poco después con otras dos monedas.

En las horas siguientes, el joven y su padre encontraron dos cadenas de oro cerca del lugar y, detrás de una enorme roca esparcidas por un radio de unos cinco metros, el resto de las monedas. Las recogieron despacio, sin contarlas hasta que estuvieron seguros de que no quedaba nada. Esa noche, las contaron encima de la mesa de la cabina principal de la embarcación y concluyeron que eran 51. Un mes después, Eric habría de recordar que pensó que estaba delante de una fortuna pero también de un pedazo de la historia. “No se puede olvidar que en el naufragio murieron muchas personas”, dice.

En los dos días siguientes, encontraron el resto de las cadenas. Cuando las midieron se dieron cuenta que tenían 12 metros de oro delante de los ojos de un valor incalculable. Lo confirmaron tres días más tarde cuando Brisben mandó valorizar el tesoro y los especialistas no dudaron mucho: 1 millón de dólares centavo arriba, centavo abajo. Sólo el real del tricentenario vale medio millón.

Aunque en la zona el hallazgo ya se conoce como el tesoro de los Schmitt, como lo ha bautizado la prensa, lo cierto es que la familia tendrá que compartirlo. De momento, el tesoro se encuentra bajo la custodia de un tribunal federal del sur de Florida como manda la ley y, al final del año, cuando concluya el proceso de adquisición, el estado se quedará con 20% del valor ya que el oro fue encontrado dentro de sus aguas territoriales. Lo demás será dividido entre la familia y Brisben. Los Schmitt piensan quedarse con algunas piezas y vender las demás.

Después de todo, todavía hay muchos tesoros en las costas de Florida y se sabe que en el área hay otros seis barcos españoles que no han sido descubiertos.

El día en que encontraron el tesoro, además de ser el cumpleaños de Hillary, fue la primera vez que la joven de 22 años salió de “pesquería” con su familia. “Dicen que soy su amuleto de buena suerte. Quieren que a partir de ahora siempre vaya con ellos al mar“, afirma.

Artículo fuente de El mundo

tesoro florida eurodetection
tesoro florida eurodetection

 

Categorías
Eurodetection Noticias

Guía de Platos Minelab

Guía de Platos Minelab Aquí os dejamos una fantástica guía sobre los diferentes platos que la marca Minelab ofrece, con todos los detalles, descripción y uso.
Aprovecha y descubre cual es el tuyo!

COMO FUNCIONAN LOS DETECTORES:

Los detectores de metal crean un campo electromagnético, que penetra en el suelo. Los objetos metálicos provocan un cambio en este campo debido a su conductividad. El detector
detecta este cambio y manda una señal a la caja de control, alertando al operador. Los detectores de metal pueden determinar el tamaño, forma y composición de los objetos metálicos de debajo del plato. Típicamente, cuanto más grande sea el objeto, más fácilmente se podrá detectar.

La frecuencia de un detector es el
número de veces que la señal se
transmite al suelo, por segundo
(medida en Hertz – HZ).
1000Hz = 1kHz.

Guía Platos Minelab Eurodetection
Guía Platos Minelab Eurodetection

UN EJERCICIO DE DETECCIÓN SIMPLE:

Los objetos metálicos enterrados se denominan como objetivos. Antes de tratar de localizar o de recuperar objetivos reales es importante  comprender cómo interpretar las respuestas visuales y de audio del detector. Un buen modo para familiarizarse con la detección es testar el detector con una gran variedad de objetos metálicos. Este ejercicio
es una lección simple sobre cómo el detector interpreta los objetos metálicos. Recoja varios objetos metálicos diferentes, ej. monedas, joyas de oro y plata, un clavo, una anilla, botones metálicos y hojas de aluminio. Leve el detector afuera, lejos de campos electromagnéticos o de objetos metálicos. Alinee los objetos, dejando un espacio suficiente entre ellos para permitir que la bobina pase entre los objetos. Pase el plato a través de los objetos, uno cada vez, y observe la pantalla LCD así como los sonidos del detector cuando detecte cada
objeto No se preocupe si el detector no produce un sonido por encima del clavo — eso es porque el detector se inicia con el Modelo 1 por defecto, una configuración que excluye señales
provenientes de objetivos entre residuos comunes, incluyendo objetivos férreos.

Nota: Si recibe señales desde una zona de terreno despejado, podría haber objetos metálicos desconocidos enterrados. Intente buscar otra zona.

Si el detector produce sonidos de chasquido
o de crujido y muestra números cuando el
plato no se encuentra por encima de uno
de los objetos metálicos, pruebe de reducir
su Sensibilidad

 

PLATOS-GUIA-PAG2
PLATOS-GUIA-PAG2
PLATOS GUIA PAG3
PLATOS GUIA PAG3
PLATOS GUIA PAG4
PLATOS GUIA PAG4
Categorías
Eurodetection

Tipos de detectores de oro y metales preciosos

Tipos de detectores de oro y metales preciosos . Uno de los aspectos principales a tener en cuenta a la hora de comprar un detector de oro, es la profundidad de prospección, generalmente cuanto mayor es el tamaño de la pepita de oro, a mayor profundidad se encuentra. Con los detectores VLF de muy baja frecuencia se pueden detectar pepitas pequeñas de oro a una profundidad de 3 centímetros, mientras que con un detector de inducción de pulsos se podrán detectar pepitas del tamaño de una moneda a una profundidad de 25-30 centímetros.

Otro aspecto a considerar es el tamaño del plato o cabezal. En general, el plato pequeño permite discriminar mejor entre objetos, mientras que cuanto más grande sea el plato de búsqueda mayor superficie de suelo abarcará y de mayor tamaño serán las pepitas encontradas.

Respecto a la discriminación, los detectores de oro permiten encontrar todo tipo de metales, ya que también localizan metales y chatarra. La mayoría de detectores VLF permiten desconectar la capacidad de detección de elementos de hierro y acero para rechazar la chatarra. Sin embargo hay que tener especial cuidado con los detectores de inducción de pulsos, ya que no están diseñados para filtrar los elementos basura.

Tipos de detectores de oro y metales preciosos. El detector de metales es una de las técnicas de extracción de oro más populares entre los excavadores de oro, ya que el dispositivo es fácil de operar y proporciona gran movilidad. Con un detector de metales, una persona puede cubrir caminando una amplia área de búsqueda, explorando sistemáticamente por debajo de la superficie la presencia de pepitas de oro.

Por otra parte, no debemos olvidar que aunque tengamos el mejor detector de oro en el mundo, nuestros esfuerzos no producirán resultados si realizamos la prospección en un lugar inadecuado. Por ello, el tiempo dedicado a la investigación previamente para localizar el sitio correcto será luego recompensado con creces.

Podemos encontrar dos tipos de detectores de oro:

  • Detector de oro VLF: están basados en circuitos VLF (Very Low Frequency) de muy baja frecuencia, que son ideales para detectar objetos pequeños, pero a costa de una menor profundidad de búsqueda. Este tipo de detectores son muy sensibles al oro, pero también son sensibles a los minerales del suelo, por desgracia muy comunes en las regiones altamente productivas de prospección de oro. Por suerte los detectores VLF cuentan con discriminación, por lo que pueden ajustarse para filtrar la mayor parte de la interferencia mineral.
  • Detector de oro inductor de pulsos: los detectores inductores de pulso emiten a menor frecuencia, y tienen su principal fortaleza en que pueden ignorar las más duras condiciones del suelo mineral, por lo que permiten la búsqueda de grandes pepitas de oro a grandes profundidades.
Categorías
Eurodetection

Donde y como encontrar objetos preciosos

Existen muchas zonas donde puedes buscar tu Hallazgo, quien busca, encuentra, así que solo queda ver, ¿Qué zona es la tuya y cuál es tu detector?

Vamos a estructurarlo por terrenos:

  • Playas: Puedes encontrar principalmente monedas, muchas monedas actuales. Eventualmente joyas, especialmente en invierno cuando el mar devuelve a tierra las perdidas en el agua durante el verano. También hay quien se ha topado con viejas monedas u otros restos antiguos que han permanecido siglos envueltos en la arena. En un par de horas se suele reunir una media de 20 euros y son muchos quienes al finalizar el verano han “recaudado” más de 3.000 euros. En este apartado, también podemos tener en cuenta los detectores submarinos, que nos permiten adentrarnos en el mar,  algunos los prefieren con sistema de impulsos porque alcanzan mayor potencia dentro del agua.  Los caza-tesoros profesionales dedican años a investigaciones históricas y antes de iniciar la búsqueda final,en función del territorio podrán acordar la recompensa con  los gobiernos implicados.

Detectores recomendados para playa: JW Fisher 8x pulse, Detector X venture, Detector Go-find de Minelab y más profesional: Detector SAR-1.

Pinpointer Scuba, M1-6 Xp

 

  • Montaña:  Restos antiguos como monedas, vasijas metálicas, puntas de lanza, espadas, cascos… Tesoros escondidos para evitar saqueos durante alguna de las muchas invasiones o conflictos bélicos. También armamento de la guerra civil, que compone la principal colección de muchos aficionados. Con esto último debemos tener especial cuidado, ya que en algunas zonas de España  existen explosivos de la guerra civil y en ese caso habrá que tener un extremo cuidado, para evitar esto, investigar informes sobre los antiguos asentamientos de la zona nos vendría genial como iniciación al terreno.

Detectores recomendados para montaña: Treasure Master, Garret Ace 250, Viking 30 y White’s Coinmaster.

 

  • Ríos: Podreis encontrar pepitas y polvo de oro en antiguos acuíferos que contienen oro como un elemento químico, una especie de metal de color amarillo brillante y buen conductor del calor y de la electricidad. También objetos antiguos, joyas, monedas.  Los detectores nos ayudan a saber si estamos en el sitio preciso. Las bateas nos ayudarán a separar la grava y la tierra. Algún consejo que podemos daros es empezar río abajo, con el detector en un punto bajo del cauce, y si tiene suerte y descubre alguna pepita, ir subiendo con catas progresivas hasta limpiar toda esa zona y volver a bajar estrechando la zona.

Detectores recomendados para ríos: Detector de metales Minelab X-TERRA 705 GOLD, Bateas de oro KARMA PACK, Detector de oro Garrett AT GOLDDetector de Oro Nokta Fors Gold PROPACK

 Canteras & Minas:  Aquí podrá encontrar numerosos yacimientos de vetas de metal mineral, como titanio, plata, oro, piedras preciosas como ágatas y rubíes entre otros. Existen numerosas explotaciones abandonadas en la que  muchos de los materiales podrían haber pasado inadvertidos por no contar con el detector adecuado, ni con el material de excavación oportuno, actualmente los detectores pueden hallar pepitas o piedras preciosas que se colocaban en los cedazos. Si vas a realizar una excavación, sería oportuno informarse del estado y propiedad de dicha zona, ya que podría ser motivo de conflicto, importante extremar precaución sobre la propiedad de explotación. En caso de ser una galería subterránea, será mejor ir acompañado para extremar dicha precaución, contar con un material óptimo para adentrarnos e informar de nuestras coordinadas a una persona del exterior.

Algunos sitios de interés: zona minera del Cantábrico, Extremadura. De las Médulas de León los romanos extrajeron un millón de quilos de oro; esa zona es patrimonio histórico, así que los aficionados acuden para disfrutar de su belleza y usar sus aparatos en los alrededores, donde está permitido.

Detectores recomendados para canteras & minas: Detector Gold Monster 1000Detector de Metales Minelab E-tracDetector Geolocator G3 PRO